martes, 8 de marzo de 2011

Neviscando con Dorsal Tuning Semana del 7 al 11 de Marzo 2011

Padres de: Carlos, Jeanne, Vasco, Jaime, Luz y Lucia.
Bienvenidos.

Por diversas causas, este grupito de niños, se ha paseado más que ningún otro con un solo esquí.
El Lunes los alumnos descubrieron sus primeras  sensaciones deslizando, de un modo independiente y dinámico.
Con un esquí los niños trabajan muy bien la centralidad. Se mueven en plano con facilidad y se levantan prácticamente sin ayuda.

Aquí tenéis un enlace de la  Web de Baqueira donde nos pillan  moviéndonos  en parejas.

Vasco sobre las 11 de la mañana, protagonizo una hermosa representación de amor-odio hacia su esquí y profesor.
Debido al sentimiento de impotencia provocado por un ejercicio que no fue capaz de terminar, lloró y  gritó a más no poder.
Atomic recibió una buena paliza del fierecilla de 4 años. Patadas y más patadas fue lo que se llevo de propina la tabla por no haber ayudado lo suficiente.
Cuando se le paso y quiso integrarse nuevamente al grupo, volvió a ser el líder que esta destinado a ser. Es un luchador que siempre quiere ser el primero y normalmente lo consigue.

Luz me enseño entre lagrimas, mocos y llantos unas palabras muy bonita en portugués
 Eu quero  pai”.
Esta simple y esclarecedora frase se repitió muchísimo el Lunes y un poco el Martes.
Entre lloro y lloro, hace todos los ejercicios como la primera.
Me doy cuenta desde el primer día que Carlos va ha necesitar más atención por mi parte. Lo intenta una y otra vez hasta que lo consigue, El camino recorrido para el, es más largo y agotador. Lo sorprendente es que no se rinde y muestra una sonrisa preciosa.

El Martes y solo durante la primera hora, se da la circunstancia de que la cinta transportadora que tenia que ayudar a movilizarnos, no funciona.
Fuimos de excursión con un esquí (modalidad a la que ya estamos acostumbrados).

En nuestro paseo por la estación y de camino de vuelta al lugar de trabajo, montamos en la cinta azul. Esta cinta traicionera, no tolera bien a los niños con un solo esquí. La superficie hace que las botas patinen. Tuvimos que parar la cinta tres veces.
Un par de profesoras de esta escuela, no perdieron ocasión para recordarme lo burro que puedo llegar a ser.
Muchas gracias por la ayuda prestada, compañeras!!!
Nuevamente con un solo esquí, inaguramos la cinta pequeña. Esta vez sin problemas.

Cuando aprendieron a entrar y salir de la cinta solos, fue el momento de dedicarme a cada uno de ellos individualmente.
Mientras estoy con un niño en concreto, los demás no paran de moverse.
El grupo sube y baja con un solo esquí, mientras Lucia aprende a deslizarse con dos.
Continuando con Luz, Vasco, Jeanne, Jaime. Por último y no por ello menos importante Carlos.
Al introducir los dos esquís, les ayudo con mi vara en forma de bastón, mientras bajamos uno al lado del otro.
Conseguida la centralidad deseada , sujeto las espátulas con una cadena que  ayuda a mantener la cuña.

Jeanne no pudo esperar a que la llamara.
Tenia tantas ganas de ponerse el otro esquí, que  la encuentro en mi busca,  subiendo por la pista con la tabla en la mano y gritando en frances:
Quiero el otro esquí!! Quiero el otro esquí!!  Repetia...

Esa es la actitud. Un positivo para Jeanne.



Uno por uno terminan bajando sin más ayuda que ellos mismos y el cuñero.

Miércoles de tranquilidad.
Inicialmente emprendieron la aventura 4 de los 6 niños.
Luz  pensaba que se había librado de mí, cuando tras hablar con sus padres, decidimos que los llantos no le iban a servir para faltar a clase.
Una hora mas tarde y con lagrimas en los ojos, se incorporó al grupo.
De Carlos no supimos nada y lo echamos de menos.
Todos excepto Luz, saben bajar en cuña sin ayuda.
Luz parece que ha dado un paso atrás en técnica, pero dos pasos adelante en actitud. Prácticamente no ha llorado en todo el día.
Los niños  conquistan todas las cintas transportadoras y la área de trabajo  aumenta considerablemente.
Lucia es las más pequeña, pero nadie lo diría viendo como se desenvuelve.
Jaime va un poco forzado, pero sigue sin cuestionarse nada. De vez en cuando colisiona con miembros de otros grupos.
Vasco y Jeanne se escapan a la mínima. No les gusta estar parados más tiempo de lo necesario.
Los niños disfrutan de sus progresos.

Sinónimo de Jueves, es movilidad.
La zona de debutantes que alberga el Rabada y las cintas de colores, empiezan a hacerse pequeñas por momentos.
Luz requiere del cuñero, pero al finalizar la clase ha bajado un tramo de pista sin él.
No hay manera de que Jaime se levante solo. Obliga a ganarme el sueldo, cada vez que tengo que quitarme los esquís y subir a rescatarlo de su enredo.
Vasco se ha vuelto a rebotar contra el mundo. Apartado a un rincón de la estación hasta que se le ha pasado el enfado.
 Es una lástima que se haya perdido por su cabezonería el momento del día en que hemos prescindido de los esquís para subir por una cuesta en estilo "mini-alpinista" y bajando en tobogán.
Jeanne y Lucia de vez en cuando se escapan antes de darme tiempo a reunir al grupo.
Son capaces de moverse con los esquís con cierta soltura y no hay manera de que esperen. Lo mismo le pasa a Vasco, cuando no le dá uno de sus ataques, acostumbra a tener mucha prisa.


Los niños giran, frenan, esquivan a los demás e intentan pasar un poco de su profesor. Lo que quieren es deslizar y deslizar sin parar.  Excepciones, una… Luz sigue buscando con la mirada a su mama desde el interior de la cinta Azul. Entrañable.
No ha vuelto ha venir Carlos. Que le habrá pasado?
Viernes de Cabana
Así es, hemos estado desde las 10:30 de la mañana bajando Cabanas.
Todos se mueven, se levantan, se buscan la vida e incluso se ayudan sin necesidad de mi presencia.
Conseguido, ya tenéis en casa a un nuevo esquiador,  con base  para asumir nuevas aventuras de nieve o otros escenarios sin papas por delante.
Lucia, has sido la aventajada, Líder indiscutible del grupo en cuanto a esquí.
Carlos, tú y yo necesitamos una nueva oportunidad. Me hubiera encantado terminar la experiencia.
Vasco, espero haber ayudado a controlar esas emociones que de repente estallan. Eres un fenómeno cuando estás en tu salsa, el 80% del tiempo.
Jeanne, la más espabilada de las niñ@s que he tenido el placer de conocer en toda la temporada. Me acordaré del día en que me buscaste con un esquí.
Luz representa el esfuerzo. Una semana donde aprendimos a tratarnos sin humedad en los ojos  y suplicas “mama socorro!!”. Quitar el cuñero, fue plasmar el fin de la aventura.
Jaime, el que más atención ha prestado. Cuando sea niño quiero ser como tú.
Termino, esperando haber informado y entretenido con este pequeño resumen de  semana.
Sergi Huguet, el profesor de tu hijo.

jueves, 24 de febrero de 2011

Nevis con Pluma Semana del 21 al 25 de Febrero 2011

Doy la bienvenida a los padres de Sofía, Santi, Elisa, TOM, Nicolás y Rodrigo.

A Rodrigo le dejo último, por ser el primero en conseguir abrir cuña.

TOM y Rodrigo fueron los primeros en frenar en cuña a última hora del miércoles.
De todos modos la persona que más se ha esforzado los primeros días, es  Sofía.
La dependencia de Elisa debido a sus 3 añitos, la hacen sencillamente entrañable. Dan ganas de abrazarla todo el tiempo.
Decir que prácticamente todos empezaron a tener buena centralidad a media semana. Y el miércoles fué el primer  día que realmente  disfrutaron.

Santi el primer día se “escapó” tres veces, no obstante el Martes solo una. Je, je!
Un reto tener a un niño de estas características en un curso de seis.
Me hubiera gustado integrarlo más en el grupo, aprovechando la ayuda del profesor particular que estuvo con el durante el Miércoles y el Jueves.
Semana de mucha gente y poca comunicación con los compañeros de la escuela. 
Una oportunidad perdida de aprender a manejarme con la Dislexia y el déficit de atención.



El llanto ha sido uno de los protagonistas. 
A partir del tercer día mejoró  la situación y los niños empiezan a pedir ayuda como personitas y no tanto como bebes.
En el ranking de los más "lagrimeros" tenemos en primer lugar a la incansable Elisa. Esta preciosidad ha  entendido que llorar en ocasiones no sirve absolutamente de nada.
En segundo lugar tenemos a TOM, donde la impotencia de no saberse levantar y la dureza de tener que ser el mayor del grupo, lo desmoralizo el martes a última hora. Tendría que haberlo apretado un “pelín” menos.
En tercer lugar tenemos un empate entre Sofía y Rodrigo. Sofía lloró intermitentemente pero poco entre el martes y el miércoles. En general su actitud fué muy buena, teniendo en cuenta que ha sido la que más veces ha tenido que levantarse sola.
Rodrigo lloro poquito el Lunes, bastante el Martes. Como el Miércoles se comportó como un auténtico campeón, no se lo tendré en cuenta y le bajo de la segunda posición a la compartida con Sofía.
Santi no paró de soltar lagrimas el primer día a primera hora, último lugar para el.
Nicolás no esta en la lista, porque será..?

Después de estar casi 1 hora y media sin parar, el miércoles nos sacamos los esquíes y  sin más pretensiones nos pusimos a  disfrutar del elemento blanco.

Deslizamos por un tobogán construido con una pala y moldeamos un muñeco de nieve.
Más tarde, retomamos los patines  contentos  y motivados.
Se  puede decir que el grupo estaba  consolidado después de esa experiencia.

Sofía empezó ha abrir cuña con ayuda del cuñero, pero cuando cambie de pista, tuve que ayudarla sujetándola con mi vara.  Claramente mejoró gracias al cuñero que mantenia  sus espátulas juntas.

Elisa iba distrayéndose y  jugando con la nieve o cualquier cosa. Riéndose de los compañeros que probaban el suelo. Como su centralidad es realmente buena, resulta cómodo moverla por pistas. Dependiente de sujetarla y frenarla. No tiene fuerza para mantener los esquíes en cuña.


En las próximas aventuras de nieve, los niños están preparados para asumir nuevos retos, Recomiendo fervientemente que se inscriban en grupos de esquí en los próximos  años. 
Desenvolverse  en equipo  aporta independencia y  esfuerzo.
Ha estas edades, el esquí es la excusa para estar en compañía de otros  niños, que terminan siendo compañeros de una  aventura  sin papas y sin más ayuda real que su propia actitud.
No soy un profesor que intenta ser paternalista. Intento transformar "bebes" en personitas capaces de adaptarse a las circunstancias que vallan ocurriendo.
¿Para que levantar a un niño del suelo, cuando el suelo puede enseñar algo al niño?
Y con esta pregunta retórica, me despido y espero haber aportado a vuestros hijos algo más que  una simple cuña.




Tercer Día






Sergi Huguet, el profesor de esquí de tu hijo.

jueves, 27 de enero de 2011

Babys, empecemos con buen trazo

 
En esta ocasión hablaré de mi forma de introducir a un niño, en una  semana de  Esquí Babys.

Hablamos de una experiencia de 5 o 6 días  con niños de 3 a 5 años.
Estos peques, estan entrenados para desabastecer las cafeterías de Baqueira de sus servilletas. Mocos y lagrimas son sus armas de destucción mental...

Primero de todo, cuando anunciéis en casa que vais ha pasar unos días en la nieve,
intentar crear una imagen  de lo que representará para el niño esta experiencia.
Si está sentenciado a estar 3 horas sin sus papas en un entorno desconocido, prepararlo antes para tal cometido.
Seria genial saber el nombre del profesor con días de antelación, y así decirle  a Laura, Juan o Raquel, que jugará y esquiará con Yeray o Alicia , dejando de ser los desconocidos que lo separan de mama.
Al no ser posible, por el momento, tendréis que improvisar.
Respecto al material, las fijaciones al mínimo de lo mínimo. En el alquiler es lo que hacen con nenes de estas edades, aunque también les gusta  dar a los babys esquís más pequeños de lo necesario.
La espátula tiene que llegar por lo menos al mentón. Los palos pequeños son para el padre que quiera  usarlos en el snowpark.
Con la crema de Sol es mejor pasarse que quedarse corto, tanto en factor como en cantidad, pero no con la ropa. Evitar los monos si ha sido niña.
Que ha nadie se le ocurra comprar un traje nuevo por este comentario.
El casco que no baile y proteja la frente. Las botas visiblemente desabrochadas el primer día y memorizar la posición de los ganchos al finalizar la clase. Preguntar que son las polainas y para que sirven. Calcetines largos y finos.
Una buena manopla es aquella que el niño puede poner solo.
Consenso entre, niño, gafas y padres. Chocolatinas en el bolsillo...
El profesor necesita mirar y luego recoger los “tiques” el primer día. Hacer saber al niño donde lo esconde. Si no sabes de qué hablo comenta el tema de los “tiques” con el primer profesor de la escuela que te encuentres.
En el tiquete tiene que estar impreso aparte de la palabra infantil, la palabra Babys.
El primer día, intentar llegar pronto, pero es solo una sugerencia no una obligación. Es comprensible fallar en el intento teniendo en cuenta la cantidad de material que tenéis que mover. Si ha eso le sumamos los protagonistas de toda esta historia, estáis más que perdonados.
 Andar con las botas es toda una aventura, así que hacerlo divertido y reíros de vosotros mismos.
Dar tiempo al niño a entender donde se esta metiendo y hacer atractiva la experiencia de subir por primera vez a la nieve.
Concepto día de nieve y no tanto  día de esquí. Vamos ha jugar en la nieve y con la nieve, además de usar los esquíes. También conocerá a sus 5 nuevos  amig@s. Esa tendría que ser la idea, sobretodo el primer día.
Cuando el profesor de la señal, con la frase: los papas tienen que irse a esquiar!, claramente es el momento de irse. Adiós y hasta la hora concertada en el punto concertado.
Si llegáis  tarde a recoger a los niños no practiquéis el kilómetro lanzado, da mucho miedo. El niño estará dibujando tranquilamente dentro de la escuela.
Si por alguna razón  no has tenido contacto con el profesor el primer día, en el casco tendría que haber una pegatina con nombre y  móvil. Llámanos!
Si no hay pegatina, dirígete a la escuela.

Si vuestro hijo se  presenta con un peto de color, es muy buena idea que lo lleve puesto a la mañana siguiente. No lo olvides en el hotel.
Al grupo se le hace una fotografía una vez a la semana  y otra individualmente el jueves en la “carrera” .Hablamos de vestir  al niño con un dorsal y su correspondiente número,  haciendole bajar entre conos multicolor.
Duerme tranquilo. Tu hij@  ya ha quedado primero y recibirá una medalla y su diploma el viernes.

Sabréis  el día de la semana en que se ha hecho la foto de grupo  con la aparición de una tarjeta  en los bolsillos del niño. Revisar todos los días, acabara apareciendo.

Los babys suben solos en las cintas, pero no en las sillas. El profesor utiliza las colas individuales y el personal de Baqueira se asegura de que vallan acompañados de un adulto, al mismo tiempo que les ayudan a subirse y a bajar del telesilla.

Por último recordaros que el mejor esquí, es el que se practica en familia.
           

Disfrutar de vuestros hijos.